¿QUÉ TENGO QUE HACER ANTES DE EMPEZAR EL VIAJE?

  1. Contacta con tu veterinario. Asegúrate de que tu mascota está identificada y al día de todas sus obligaciones sanitarias y administrativas. Si está identificada y se extravía, aumentan enormemente las probabilidades de que la encuentres. Identifícala con un número telefónico para que contacten contigo en caso de extravío. Los datos registrados que se encuentren asociados al microchip debe estar actualizados, e incluir, a ser posible, un número de teléfono móvil en el que sea fácil localizarte.
  2. Contacta con la compañía titular del medio de transporte, si no vas a usar tu vehículo particular. Infórmate de los requisitos y restricciones que puedan existir en cada caso.
  3. Contacta con tu alojamiento para comprobar si permiten la tenencia de animales. En algunos hoteles permiten únicamente mascotas de tamaño pequeño o por debajo de un determinado peso. Cuando hagas la reserva,
    pregunta sobre su política interna.
  4. Si viajas fuera de España, contacta con los Consulados o Embajadas de los países que vas a visitar. Infórmate con suficiente antelación de los requisitos que te exigirán. En lo que se refiere a la Unión Europea, estos requisitos están descritos en el Reglamento 998/03, por el que se aprueban las normas zoosanitarias aplicables a los desplazamientos de animales de compañía sin ánimo comercial.

¿QUÉ DEBO LLEVAR?

  1. El teléfono de contacto de tu veterinario.
  2. Una lista de clínicas veterinarias de urgencia o 24 horas, del lugar de destino.
  3. Documentación sanitaria y administrativa (incluido documento de identificación y licencia para la tenencia de animal potencialmente peligroso en su caso). Es recomendable llevar también una foto en color del animal, por si se pierde, etc.
  4. Si tu mascota tuviera cualquier problema que necesite ser conocido por el veterinario de tu lugar de destino en caso de precisar asistencia, lleva su historial veterinario.
  5. Artículos de tu mascota: botiquín y medicamentos que pueda estar utilizando, collar, bozal, correa, cama, juguetes y su pienso o comida habitual. Intenta no cambiarle la dieta que sigue normalmente, ya que esto podría provocarle trastornos digestivos.

SI VIAJAS EN AVION O EN TREN

  1. Contacta con las diferentes compañías aéreas, algunas pueden tener ciertas restricciones respecto a razas y tamaños. Alguna puede pedir un certificado de salud expedido dentro de los 10 días anteriores al viaje.
  2. Habla con tu veterinario respecto a los horarios de comidas. Habitualmente se recomienda que la mascota viaje con el estómago vacío, aunque habrá que tener en cuenta otros factores como la edad, estado de salud del animal, duración del viaje, etc.
  3. Haz la reserva al mismo tiempo para ti y para tu mascota, ya que las aerolíneas suelen limitar el número de animales permitidos en cada vuelo.
  4. Intenta reservar vuelos directos evitando los cambios de avión si fuera posible. Si no es así consulta con la compañía si te dejaran ver a tu mascota durante las escalas y que hacen con ellas durante estos espacios de tiempo.
  5. En épocas de calor elije viajar en los primeros vuelos de la mañana o en los últimos de la tarde. En épocas de frío, elije los vuelos del mediodía.
  6. Evita que viajen cachorros menores de 8 semanas de edad y que no estén destetados.
  7. Si tu animal es pequeño y puede acomodarse correctamente en un transportín homologado, es posible que pueda viajar contigo en la cabina del avión. Confirma las medidas y requisitos para poder llevarla en cabina.
  8. Si viaja en un transportin IATA en la bodega de carga del avión, durante el viaje notifiqua al responsable del vuelo que tu mascota viaja en la cabina de carga.
  9. No se recomienda administrar tranquilizantes a los animales cuando se vuela porque puede incrementarse el riesgo de problemas cardíacos y respiratorios, sobre todo en perros de nariz corta y en gatos. Además la capacidad de los animales para mantener el equilibrio puede verse alterada por la sedación y cuando se trasladan sedados y no están bien sujetos pueden sufrir daños. Las aerolíneas pueden solicitar por escrito que se garantice que el animal no ha sido sedado.
  10. Reconfirma todos los datos de tu reserva el día antes de salir, así minimizarás las posibilidades de cambios de última hora.

SI VIAJAS EN BARCO

  1. Contacta con la compañía naviera e infórmate de requerimientos y restricciones.
  2. Tu mascota debe realizar ejercicio antes de embarcar y en todas las paradas.
  3. Cuando viajes al extranjero, necesitará cumplir los requisitos sanitarios y administrativos previstos en cada país.
  4. Algunos animales se marean en los barcos. Si tu mascota se marea en el coche, es posible que también lo haga en el barco. Consulta con tu veterinario sobre medicamentos adecuados para este problema.
  5. Cuidado con las temperaturas de la bodega donde viaje tu mascota, sobre todo en verano, para evitar un posible shock por golpe de calor. Las bodegas no suelen llevar refrigeración, al calor ambiental se une el desprendido por los motores y la humedad.

SI VIAJAS EN COCHE

  1. Si no la sueles llevar a menudo en coche, comienza con viajes cortos, a destinos divertidos, como parques para perros o zonas de juego, para así acostumbrarla a ir en coche.
  2. Si tu mascota se marea, habla con tu veterinario sobre alternativas de viaje, sugerencias o medicamentos adecuados para este problema.
  3. Haz paradas (cada dos o tres horas) para que tu perro pueda beber, hacer ejercicio, sus necesidades y descansar del viaje.
  4. Recuerda que es obligatorio que tu mascota viaje en un transportín o adecuadamente sujeta, de forma que se minimicen los riesgos para la seguridad.
  5. Los gatos deber ir en su transportín. Darles un objeto familiar o un juguete seguro, puede hacerles más llevadero el viaje.
  6. NUNCA dejes a tu mascota dentro del vehículo al sol o en lugares calurosos para evitar el shock por golpe de calor, ya que este puede ser mortal para ella.



Publicado: 11 de Noviembre de 2016 a las 13:15